La importancia de la historia para la sociedad

A lo largo del tiempo la Historia ha sido enseñada desde dos perspectivas:

 • En una enseñanza elemental, generalizada y de carácter infantil, a través de la narración y la biografía, con objetivos cercanos al adoctrinamiento patriótico. Los llamados imaginarios, que son un conjunto de ideas o imágenes que la conciencia colectiva creó en el pasado para la nostalgia de los individuos.

 

• En una enseñanza sectorial, selectiva y propedéutica, a través del saber académico, con objetivos de formación científica.

La teoría Genética de la psicología de Jean Piaget ha aportado a la didáctica el principio de que todo conocimiento se genera de conocimientos anteriores. El papel de los conocimientos previos es fundamental, aunque no suficiente, en la construcción de conocimientos.
 

Para que el estudio del pasado ayude a crear ciudadanos conscientes que comprendan y moldeen su sociedad, es necesario tener en cuenta las conceptualizaciones que ya poseen acerca de está. Ello va a permitir mejorar la comprensión de aspectos sociales pasados y presentes. Se debe de encontrar dentro de todas las nociones sociales, las que puedan relacionarse a los contenidos históricos, desde los cuales ellos puedan asimilarlos fácilmente mediante el Mass Media.
 

Los historiadores se acercaron hace ya tiempo a la interdisciplinariedad (desgraciadamente no en todos los círculos), abriéndose a la sociología, la psicología, la antropología y la economía, así como a nuevos métodos y sistemas explicativos; como el uso de datos numéricos (historia cuantitativa) convirtiéndose en la forma más aceptada para los estudios económicos y demográficos; no se puede negar entonces que la historia responde al interés en conocer nuestra situación presente en razón de nuestra necesidades, y cumple una función: la de comprender y explicar acudiendo a los antecedentes que se presentan como sus condiciones necesarias.

En cuanto a las decisiones sobre el uso y la utilidad de la “Historia”, esta es necesaria como una mirada prospectiva hacia el pasado que intente dar razón o explicación a nuestro presente concreto y poder vincularlo a nuestra propia realidad como modo de justificar nuestra vida y proyectos actuales. El conocimiento histórico sirve para comprender, por sus orígenes, los vínculos que prestan cohesión a una comunidad humana y permitirle al individuo asumir una actitud consciente ante ellos.
 

Lo histórico se hace necesario al conocer otros ámbitos de la realidad presente, tanto próxima como distante: cultura, sociedad, situaciones políticas, etc. para que los individuos puedan tener una visión holística del mundo, pues la historia ofrece a cada individuo la posibilidad de trascender su vida personal en la vida de un grupo. Al hacerlo, le otorga un sentido y le ofrece una forma de perdurar en la comunidad que lo trasciende.
 

Resulta imprescindible el conocimiento histórico en el mundo pero no desde síntesis o parcelaciones del mismo, (es decir, no desde la ciencia), sino desde su interés para la cotidianeidad, desde los intereses del sujeto, ya que la vida cotidiana es también parte de esta nueva historia.
 

Permite que el ciudadano se acerque a una historia más real, una historia que se encuentra más cercana a ellos, a lo que hacen diariamente, a su propia vida cotidiana. Asimismo, aprenda nuevas formas de tolerancia, convivencia, apertura, comunicación, solidaridad, etc., que puedan ser un parteaguas para mejorar nuestra sociedad presente y futura realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: